domingo, 1 de junio de 2014

Con piel de lana

Embrujados, embriagados, encantados de haberse conocido cuando “ellos” se miran al espejo. Se quieren, no tienen fisuras, nada les complace más que regodearse en su propia desvergüenza.
Sus ojos solo ven lo que quieren ver, lo que no molesta, lo que no duele, lo que no interfiere en su escalada.
Observan desde arriba, no les importa la desnudez de la miseria, el hambre de los que claman, el desamparo de los que lloran.

8 comentarios:

elisa lichazul dijo...

me da la impresión de que te refieres a los poderosos , a los privilegiados a la elite burguesa y sobre todo a la monarquía obsoleta

besitos

RECOMENZAR dijo...

intenso y magnifico texto

virgi dijo...

Y mira que han salido de esos últimamente, parecen pulgas en un perro. Y poderosos, bien amparados por la justicia y los gobernantes. Una porquería, querida Arantza.
Muchos besitos, cielo.

América dijo...

No,no les importa,ceguera voluntaria o falta de empatia y compasión,la sensibilidad de diluye,un mal de todos los tiempos.
Besos amiga.

TORO SALVAJE dijo...

Son monstruos a eliminar.

Besos.

Ricardo Tribin dijo...

Tema con especial significado.

Un abrazo y me alegro visitarte.

RECOMENZAR dijo...

Analizando no ganamos nada
mas besos

sinparaguas dijo...

Me encantan muchas de las entradas que tienes, esta última es maravillosa.

Un saludo