sábado, 3 de mayo de 2014

Libre

Pienso que ya va siendo hora de empezar a hacer las paces con el pasado. Algunas personas que un día, tanto daño me hicieron, ahora luchan por tener un lugar en el paraíso de los recuerdos. Oscuras eran sus actitudes como oscura es en el presente su memoria. Otras, comenzaron su viaje a la eternidad dejando un poso de resquemor en mi, que ningún beneficio me aporta.
Nada ni nadie puede devolverme la infancia robada, ni la adolescencia encadenada y solo yo puedo liberarme del yugo del resentimiento y las ganas de represalia.
La venganza, al final, solo lastima a quien la pretende.

8 comentarios:

América dijo...

En ocasiones el olvido es el mejor bálsamo para el alma,reconciliarse con nuestra propia existencia también forma parte del milagro de la vida;cuantas historias reflejan tu texto,la venganza desgasta y la paz merece todo el esfuerzo.
Un abrazo guapa!

TORO SALVAJE dijo...

Yo lo intento hacer a través del olvido y a veces creo que lo he conseguido, pero no... cuesta mucho.

Besos.

RECOMENZAR dijo...

el olvido cuesta
lo mejor escribirlo
ya que las broncas influyen en nuestra salud
y nada vale la pena
mil besos

Antonio Torres Márquez dijo...

la venganza siempre se vuelve contra el que infringe.

Saludos

elisa lichazul dijo...

el olvido es cruel
porque cuando ello ocurre no solo se traga lo malo que nos sucedió sino también lo poco bueno que nos coloreó el paso

besitos y feliz finde


pd... mi blog actual es Esteparia, el Cero Comentario las personas se hacían lío para comentar jajajaj
así que ese ciclo de 102 poemas quedó allí para la lectura

Gary Rivera dijo...

pues si, hay cosas que es mejor olvidarlas! otras es mejor recordarlas (para que no nos vuelva a pasar) y otras simplemente ignorarlas!

me ha gustado esta entrada!

virgi dijo...

Nos cuesta liberarnos de esas heridas, pero hemos de hacerlo, querida Arantza, para poder transitar por la vida y sacarle el partido positivo que nos ofrece.
Un abrazo grande.

Darilea dijo...

Coincido contigo Arantza la venganza solo hace que el dolor persista. Los que cometieron el delito del yugo tarde o temprano tendrán su castigo.
Besitos