viernes, 30 de marzo de 2012

Las ranas

Un grupo de ranas viajaba por el bosque y dos cayeron en un hoyo profundo. Las demás se reunieron alrededor del hoyo. Al ver que el hoyo era hondo, les gritaban a las dos ranas que debían darse por muertas. Las dos ranas no hicieron caso y siguieron tratando de saltar fuera del hoyo con todas sus fuerzas. Las demás insistían que sus esfuerzos serían inútiles. Finalmente, una de las ranas puso atención a lo que las demás decían y se rindió. Se desplomó y murió.
La otra rana continuó saltando tan fuerte como le era posible. Las demás ranas continuaban gritándole que no tenía caso seguir luchando. Pero la rana saltó cada vez con más fuerzas hasta que logró salir del hoyo.
Cuando salió, las otras ranas le dijeron: "nos da gusto que hayas logrado salir, a pesar de lo que te gritábamos".
La rana les explicó que era sorda, y que pensó que la estaban animando a esforzarse más para salir del hoyo.
Moraleja:
  • La palabra tiene poder de vida y muerte. Una palabra de aliento compartida con alguien que se siente desanimado puede ayudar a levantarlo al finalizar el día.
  • Una palabra destructiva dicha a alguien que se encuentre desanimado puede ser lo que acabe por destruirle. Tengamos cuidado con lo que decimos.
  • Una persona especial es la que se da tiempo para animar a otros.
En la NASA, hay un póster de una abeja, el cual dice así:

"Aerodinámicamente el cuerpo de una abeja no esta hecho para volar, lo bueno es que la abeja no lo sabe"

fuente: Emprendedoras.com

 

7 comentarios:

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

Qué bueno este post, no conocía esa fábula y es verdad que es muy importante esa palabra de aliento, esa mano que se ofrece para sacarte del bache...

Hay veces que la única manera de salir del atolladero es hacer oídos sordos a quienes solo saben explicar sesudamente porqué estás en el atolladero, y como te caiste en él, y lo triste de tu situación y y lo complicado que es salir de él y etcétera etcétera. En lugar de hacer o/y decir algo para ayudar.

Un abrazo :)

Maribel dijo...

Ciertamente, tú eres una persona especial. Besos mil, niña linda :)

América dijo...

Querida amiga.
En este contexto,esto es rigurosamente cierto, el poder de la palabra puede ser avasallador,lo mismo es la que necesitamos en el momento,como puede ser la menos indicada para las circunstancias.
Tu sabes mucho....
Besos.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Por algo dice el refrán que a palabras necias oídos sordos.

Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Pues si.
Las palabras pueden salvarnos o hundirnos.

Hay que tener cuidado con ellas.

Besos.

moderato_Dos_josef dijo...

jajajaja o sea que he cogido la indirecta o la directa. En este mundo de locos es mejor ser sordo que otra cosa!

Un abrazo estimada Arantza.

Rosa Cáceres dijo...

Bueno....¡qué ración tan acertada de filosofía! No puedo estar más de acuerdo con las moralejas finales. Las palabras son poderosísimas, hasta en el Evangelio se dice.
La palabra puede ser medicina o espada.
Un besico