martes, 17 de enero de 2012

El enemigo

Todos los días, al levantarse, se mira al espejo. Lo hace para reconocerse, para saber que es ella y no un espíritu que ha tomado posesión de su cuerpo mientras dormía.
Sus ojos, llenos de esperanza, escrutan cada milímetro de su cara y al verse reflejados en el espejo… suspira.
Cada noche, el sueño le abandona varias veces y en cada tramo, le deja un trozo de terror. Un amigo le ha dicho que es miedo a no despertar.
Ha intentado no pensar en ello pero es inevitable, otra noche durmiendo con su enemigo…
Suena a película, últimamente está recordando varias antiguas. Tiene la sospecha que puede ser el principio de algo importante. ¿volverá a llenar el saco de la memoria? ¿dejará atrás el pánico nocturno? ¿es posible que una voz obre el milagro de proporcionarle la serenidad que necesita? ¿Qué inyecte en ella la fuerza suficiente para reaccionar ante el miedo?
¿o todo esto es la calma que precede a la tempestad?

9 comentarios:

Abelardo Martínez dijo...

Amiga Arantza, reflexiones muy importantes y no por ello menos inquietantes, escribes de maravilla, como siempre. Besos

Mucha de la Torre dijo...

Te seguimos en tus pensamientos de tu nuevo despertar

Gala dijo...

Cuando al mirarse al espejo solo ves a tu propio enemigo mirándote fija y descaradamente a los ojos... no cabe duda que nos planteamos muchas preguntas, y que el miedo nos invade.

Perfecta reflexión.

Besitos mediterráneos.

TORO SALVAJE dijo...

Que mal lo debe pasar.
Ojalá encuentre la fuerza suficiente para reaccionar.

Besos.

De cenizas dijo...

Me temo que como no saque esa voz de dentro... De todos modos, esos episodios suelen ser pasajeros.


besos

CANTO EN FLOR dijo...

Demasiadas interrrogantes, espero encuentre las respuestas y un nuevo camino...
Mi cariño a tu vera...

இலை Bohemia இலை dijo...

Espero que sea algo que pase rápido, algo pasajero...

bss

Poetiza dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Poetiza dijo...

Hola amiga, perdon, me equivoque y borre el comentario. Lindo leerte y reflexionar. Besos, cuidate.