martes, 7 de abril de 2009

http://hastalalunaidayvuelta.blogspot.com/2009/04/anonimos-con-el-autismo.html.



2 comentarios:

Rosa Cáceres dijo...

El autismo es el aislamiento elevado a la enésima potencia. Me preguntó cómo será el mundo para los autistas. No lo sé. Puedo imaginarme mucho mejor qué será para los padres, los hermanos de un autista encontrarse un muro que les impide acercarse a él. Seguramente, sabrán cómo bordearlo, escalarlo, abrir una puerta que les permita acercarse a ese ser tan querido y tan especial.
Me has hecho pensar en todo esto, Arantza.

Frabisa dijo...

Acabo de tener en mi casa durante una semana a un chico autista de 16 años. Reconozco que cuando mi prima me anunció su viaje a España con su marido y su hijo, un cierto temor a cómo sería la relación con el niño, me aquejó.

La experiencia ha sido FANTÁSTICA. Martín es el producto de una educación perfectamente estudiada por parte de sus padres y el resultado es impresionante. Me ha enriquecido tanto que nunca lo hubiese pensado. Es un niño que se comunica, se controla, extremadamente cariñoso y muy independiente.

un beso